Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Se encuentra usted aquí

Lunes, Abril 9, 2018
La IE es un concepto que adquirió notoriedad en las últimas décadas del Siglo XX. Se ha discutido mucho sobre la pertinencia de este concepto en distintos ámbitos educativos y profesionales.
Inteligencia Emocional

Edward  Thordndike fue un psicólogo y pedagogo estadounidense que en 1920 habló sobre la inteligencia social, entendida como la capacidad de entender, gestionar y actuar con prudencia en las relaciones humanas. La aportación de Thordnike se consolidó como un antecedente teórico para establecer el concepto inteligencia emocional (IE) que fue abordado por dos catedráticos de la Universidad de Yale (Salovey&Mayer) y posteriormente por el reconocido psicólogo Daniel Goleman, quien publicó en 1995  el libro “Inteligencia Emocional”, en el cual explica que la IE es “la capacidad de reconocer los propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”. 

A partir de estos antecedentes teóricos, la inteligencia emocional ocupó un lugar protagónico en las propuestas y debates educativos, que a finales del siglo XX ya  remarcaban la importancia de formar personas integradas a la sociedad a partir de un desarrollo socio-emocional y no solamente cognitivo.  Existen distintos modelos teóricos para definir la IE, estos pueden abordarla como una capacidad, un conjunto de habilidades o una característica de personalidad; sin embargo, todos tienen un mismo punto de encuentro: remarcar la necesidad e importancia del desarrollo socio-emocional para los estudiantes y profesionistas del siglo XXI. Este objetivo adquiere especial importancia en ámbitos como la docencia y la medicina.

En el caso de la medicina, el artículo “Importancia de la Inteligencia Emocional en Medicina” de Clara Ivette Hernández Vargas y María Dickinson, establece que la IE es un tema que se ha abordado de manera insuficiente. Desde su formación, los médicos están en contacto con pacientes que continuamente se encuentran en situaciones de gravedad. En ocasiones, el médico puede involucrarse con el dolor de los pacientes o bien,   mostrarse indiferente ante ellos. En ambos casos es necesario  sensibilizarse ante la importancia de las emociones y aprender a gestionarlas adecuadamente. 

Hernández-Vargas y Dickinson, destacan tres ventajas de la IE en el ejercicio profesional de la medicina:
 

1. La relación médico-paciente y  aspectos relacionados con la calidad del cuidado y satisfacción del mismo.

2. El rendimiento, el nivel de implicación y la satisfacción profesional de los médicos.

3. Entrenamiento y desarrollo de las habilidades de comunicación clínica.

 

Las ventajas destacan para los médicos porque la práctica cotidiana de su profesión exige la comunicación de malas noticias y la gestión de procesos complejos de atención ante condiciones de gravedad de los pacientes, quienes están siempre atentos a los diagnósticos, indicaciones e incluso al lenguaje corporal de los médicos que los atienden. 

En este contexto, la IE aporta beneficios personales, académicos y sociales a todos los profesionales de la salud, especialmente a los médicos, quienes tendrán herramientas para disminuir el desgaste de la relación con el paciente y vivenciar un estado afectivo sin ser sobrepasados por él.  La relevancia de la Inteligencia Emocional para la medicina es indiscutible, aunque aún se necesitan muchas y diversas propuestas para fomentarla en el ámbito  médico, un excelente comienzo es reflexionar y hablar sobre el tema.

 

Referencias:

  1. Hernández-Vargas, CI, Dickinson-Bannack, ME. Importancia de la inteligencia emocional en Medicina. Investigación en Educación Médica [Internet]. 2014;3(11):155-160. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=349733966006
  2. Manrique Solana, R. La cuestión de la inteligencia emocional. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría [Internet]. 2015;35(128):801-814. Recuperado de: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=265045386008
  3. Universidad de Valencia. Inteligencia Emocional. Universidad Politécnica de Valencia.